a un click de las autoridades... influye
 
..
  Influye  
  Editorial  
  Yo Propongo  
  Voz de Miembros  
  Páginas Estatales  
  Haz Algo  
  Caricaturas  
  Artículos  
  Entorno Político  
  Los Líderes Hablan  
  El Semáforo  
   
  Foro Abierto  
  Tu Mundo  
  Nacional  
  Internacional  
  Yo Influyo Electoral  
  Tu Representante...  
  Boletines  
  Denúncialo  
  Ligas
  Frases
Político

Megaplantón: los derechos no importan
Salvador I. Reding

Andrés Manuel no necesita enemigos, basta consigo mismo. Este es un mensaje que reciben del gran perdedor del 2 de julio, tanto el público mexicano como los medios internacionales. Desde que empezó por vilipendiar a todo mundo, incluyendo a sus propios partidarios “que se vendieron, pero no todos” en las casillas, ha ido acumulando rencores y desprecio de muchos mexicanos, aún entre quienes votaron por él.

Pero su desesperada decisión de invadir el Zócalo capitalino y bloquear el Paseo de la Reforma con su “megaplantón”, ha enardecido a los capitalinos que sufren las consecuencias, y se ha ganado el rechazo generalizado de la ciudadanía por afectar, sin ninguna necesidad, derechos de libre tránsito de terceros.

Los voceros del PRD y el propio AMLO, dicen que su protesta es legal y pacífica, y que es simplemente resistencia civil. Pero la población, con justa razón, no lo percibe así. Por más que el vocero Fernández Noroña diga que “no se afectan derechos de terceros”, la evidencia y la opinión generalizada dicen lo contrario. El daño económico por el trastocamiento de la vialidad en toda la zona de Reforma y alrededor del Zócalo son claramente percibidos por la opinión pública.

Primeramente, no hay justificación para hacer actos de resistencia civil cuando ninguna autoridad ha pasado sobre los derechos de AMLO y seguidores. La calificación de la elección presidencial sigue su curso legal, tras el conteo de votos en el IFE, en manos del Tribunal Electoral de la Federación (TRIFE). No hay nada que defender, pues no hay por ahora ningún derecho (real o imaginario) violado por autoridad alguna.

Toda la movilización y los campamentos afuera de las oficinas del IFE y del TRIFE, más toda la campaña del voto por voto, son una más que evidente presión perredista para que la autoridad decida a su favor, o al menos por su capricho de repetir el conteo total de votos, algo que ni siquiera el mismo PRD solicitó formalmente en sus impugnaciones ante el TRIFE. Este nuevo mega campamento a lo largo de Reforma (de la Fuente de Petróleos al Zócalo) es la más reciente forma de presión. No es resistencia civil, es amenaza, chantaje y daño a derechos de terceros, que evidentemente, no importan.

Si Fernández Noroña y AMLO dicen que no afectan derechos de terceros trastocando parte medular de la ciudad capital, es porque o bien consideran que la gente es idiota o por cinismo descarado. Es como decir que es de noche a pleno sol meridiano. El costo económico por las horas-hombre perdidas por el cierre de Paseo de la Reforma es muy grande, más la contaminación generada, así como lo es la pérdida de ingreso de comercios, hoteles y restaurantes a los que casi no llegan clientes por la dificultad de acceso. A ello se suman las pérdidas de los microbuseros de Reforma, impedidos de ganar el diario sustento.

Pedir “comprensión” a los afectados es una verdadera burla, igual que ofrecer disculpas absurdas e inaceptables por falsas. Lo peor de todo es la absurda recomendación de “levantarse más temprano” para compensar el tiempo perdido, tiempo que no tiene por qué perderse, y que es consecuencia de un capricho de un mal, pésimo perdedor: López Obrador. Decir a la gente que estas acciones son “un esfuerzo necesario”, lo único que logra es enfurecerla más, y crear más conciencia de la verdadera personalidad y falta de sentido social, político, económico y de legalidad de AMLO.

Apelar “a la solidaridad de los capitalinos” y pedir apoyo con alimentos y agua a quienes se encuentran instalados en los campamentos es otra verdadera ofensa, cuando se afecta a la población. La solidaridad es algo absolutamente ausente de las acciones “de resistencia civil” perredistas en el Paseo de la Reforma ¿con qué cara dura la piden para apoyar a quienes perjudican a los capitalinos?

Peor efecto sobre su causa electoral provocan las amenazas, que eso precisamente son, de que endurecerán las medidas de lo que están llamando “resistencia civil”. Dicen que la resistencia civil necesariamente tiene que afectar a alguien, pero eso no es cierto, pues la verdadera resistencia civil lo es contra la autoridad, no contra la población civil.

Algo muy importante es el mensaje que trasmite esta decisión perredista y la complacencia del gobierno también perredista de la Capital, y es que López Obrador está violando un Bando de Gobierno que él mismo firmó y publicó, el número 13, que prohibe el cierre de calles y avenidas. Para empezar, durante su gestión como Jefe de Gobierno, prácticamente nunca lo hizo efectivo, y ahora lo viola flagrantemente. No hay ningún señalamiento de sus adversarios más evidente que su propia conducta para demostrar su falta de respeto a la legalidad.

Sin duda, estas acciones antisociales y muy probablemente las que decida en el futuro próximo, demuestran y demostrarán que el peor enemigo de López Obrador, y de paso de la gente socialmente responsable del PRD, es el mismo Andrés Manuel. No necesita acusadores ni detractores para ponerse en mal con el pueblo, se está bastando solo.

 

Version para imprimir Volver al principio
Volver a la pagina principal de: Político
Todos los derechos reservados: yoinfluyo.com
 

Desarrollado por Ingeni@ Group              Fundación Yo Infuyo, A.C. © Todos los derechos reservados            Inscríbete al boletín