a un click de las autoridades... influye
 
..
  Influye  
  Editorial  
  Yo Propongo  
  Voz de Miembros  
  Páginas Estatales  
  Haz Algo  
  Caricaturas  
  Artículos  
  Entorno Político  
  Los Líderes Hablan  
  El Semáforo  
   
  Foro Abierto  
  Tu Mundo  
  Nacional  
  Internacional  
  Yo Influyo Electoral  
  Tu Representante...  
  Boletines  
  Denúncialo  
  Ligas
  Frases
Mujer y Familia

La imagen refleja
Alfonso Aguiló

(continuación)
 
La potente energía interior
 

La imagen que cada uno tiene de sí mismo es en gran parte reflejo de lo que los demás piensan sobre nosotros; o, mejor dicho, la imagen que cada uno tiene de sí mismo es en gran parte reflejo de lo que creemos que los demás piensan sobre nosotros.

No puede olvidarse, además, que la imagen que alguien tiene de sí mismo es una componente real de su personalidad, y que regula en buena parte el acceso a su propia energía interior. Y en muchos casos, no sólo permite el acceso a esa energía, sino que incluso crea esa energía.

¿Cómo puede la imagen de uno mismo crear energía interior?

Es un fenómeno que puede observarse con claridad, por ejemplo, en los deportes. Los entrenadores saben bien que en determinadas situaciones anímicas, sus atletas rinden menos. Cuando una persona sufre un fracaso, o se encuentra ante un ambiente hostil, es fácil que se encuentre desanimado, desvitalizado, falto de energía.

Cuando un equipo de fútbol juega ante su afición, y ésta le anima con calor, los jugadores se crecen de una forma sorprendente. También lo experimentan los corredores de fondo, o los ciclistas: puedes estar al límite de tu resistencia por el cansancio de una carrera muy larga, pero una aclamación del público al doblar una curva parece ponerte alas en los pies.

Nuestra energía interior no es un valor constante, sino que depende mucho de lo que pensemos sobre nosotros mismos. Si me considero incapaz de hacer algo, me resultará extraordinariamente costoso hacerlo, si es que llego a hacerlo.

Además, la ruta del desánimo tiene también su poder de seducción, pues el derrotismo y el victimismo se presentan para muchas personas como algo realmente tentador.

 
El atractivo personal genuino
 

La propia imagen
tiene un efecto decisivo
en la propia energía interior.


Y en esto también se adquiere hábito: el tono vital optimista o pesimista, el sesgo favorable o desfavorable con el que vemos nuestra realidad personal, también es algo que en gran parte se aprende, algo en lo que cualquier persona puede adquirir un hábito positivo o negativo.

¿Y esto de pensar tanto en la propia imagen no es un poco narcisista?

El narcisista sufre porque no se ama a sí mismo sino sobre todo a su imagen, de la que acaba por ser un auténtico esclavo. En el momento de elegir entre él mismo y su imagen, acaba en la práctica prefiriendo a su imagen. Y ésa es la causa de sus angustias: una atención exagerada a su figura y, como consecuencia, una falta de identificación y afianzamiento en sí mismo.

familia@yoinfluyo.com

subir

 

Version para imprimir Volver al principio
Volver a la pagina principal de: Mujer y Familia
Todos los derechos reservados: yoinfluyo.com
 

Desarrollado por Ingeni@ Group              Fundación Yo Infuyo, A.C. © Todos los derechos reservados            Inscríbete al boletín