a un click de las autoridades... influye
 
..
  Influye  
  Editorial  
  Yo Propongo  
  Voz de Miembros  
  Páginas Estatales  
  Haz Algo  
  Caricaturas  
  Artículos  
  Entorno Político  
  Los Líderes Hablan  
  El Semáforo  
   
  Foro Abierto  
  Tu Mundo  
  Nacional  
  Internacional  
  Yo Influyo Electoral  
  Tu Representante...  
  Boletines  
  Denúncialo  
  Ligas
  Frases
Político

Le aplican el bando 13 por un sillón.
Alejandro Sánchez

 
Un residente de Polanco que se mudaba de un departamento a otro en la misma zona fue detenido ayer por nueve policías del Distrito Federal por obstruir el paso.

Los muebles que se trasladarían de un sitio a otro llevaban 15 minutos en la banqueta, antes de ser subidos al camión que realizaría el acarreo. La infracción que se le imputó fue la misma que la semana pasada resonó en la capital del país y de ahí a todo el territorio nacional.

Se trata de violación al Bando 13 del Distrito Federal, emitido en noviembre de 2000 por el entonces jefe de Gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador. Es el documento que señala la postura de la autoridad respecto de obstáculos que bloqueen las calles citadinas.
El hombre detenido por obstruir con sus muebles la acera de su casa era Ricardo García Cervantes, senador electo del Partido Acción Nacional. Sentado dentro de la patrulla cuyos tripulantes lo abordaron acusándolo de infracción, se declaró culpable e ironizó la escena. "Tapé por 15 minutos la banqueta de mi casa con un sillón que quiero llevarme a mi nuevo domicilio. No opondré resistencia, aquí me quedo a nalga firme".

Y apretaba los puños, emulando al vocero nacional del PRD, Gerardo Fernández Noroña, cuando justificó el jueves pasado la ocupación de los accesos del edificio de la Bolsa Mexicana de Valores. También parodió el tono del perredista.

Fue a las nueve y media de la mañana en la calle Arquímedes en esquina con Homero. Tres patrullas (una con matrícula OP0010), con tres policías cada una, llegaron al lugar para hacer cumplir la ley.
"Hay cinco mil personas en dos kilómetros de una vía principal, ¿esos no obstruyen el paso?", preguntó el político a los patrulleros que no lo identificaron.

Los uniformados mantenían firme su postura de autoridad vial y le leían al panista la fracción II del artículo 25 de la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal. "Impedir o estorbar de cualquier forma el uso de la vía pública, la libertad de tránsito o de acción de las personas, siempre que no exista permiso ni causa justificada para ello". También, los patrulleros repetían la sanción: una multa sería de 11 a 20 días de salario mínimo o un arresto de 13 a 24 horas.

Un hijo del legislador bajó del tercer piso del edificio bajo el cual se realizaba la discusión con un cartel hecho a toda prisa en el que se leía "Voto por voto, casilla por casilla" y, parado a media calle, preguntó a los efectivos que sólo miraban: "¿Así con cartelito ya es legal?, ¿ya no nos llevan detenidos ni violamos ningún bando?"

El senador electo, que nunca se identificó como tal frente a los policías locales, comenzó a bromear, retador. Dijo que pediría a Alejandro Encinas que lo encontrara en el juzgado. "Que me diga qué procede y cuánto debo pagar de multa, porque soy culpable de ocupar mi banqueta para subir mis muebles y me gustaría saber si de igual manera harán con los que obstruyen Reforma".

Con los argumentos del político, los patrulleros comenzaron a sospechar que su interlocutor podría armar un alboroto.Uno de los policías, receloso por la actitud del hombre, justificó ante la gente que se había reunido para saber del altercado: "no lo subimos (a la patrulla), se subió solo". Y lo dejaron.
Ya en la banqueta, García Cervantes deploró el hecho: "Estoy seguro que hay muchos ciudadanos como yo, con o sin cargo público, que se cuestionan sobre la incongruencia kafkiana que se vive en el DF".

Version para imprimir Volver al principio
Volver a la pagina principal de: Político
Todos los derechos reservados: yoinfluyo.com
 

Desarrollado por Ingeni@ Group              Fundación Yo Infuyo, A.C. © Todos los derechos reservados            Inscríbete al boletín